No nos vendamos a bajo precio, por favor

17:46:00

Los que visitáis a menudo la página ya sabréis que soy de Logroño, y los que no lo descubriréis hoy en este post. Una entrada diferente a las que acostumbro hacer pero que me siento obligado a publicar. Siempre que conozco a alguien y descubre de soy de La Rioja suelta la típica frase de: "¡Ah, de donde el vino!", a lo cual yo respondo con un orgulloso SI. Porque personalmente  siempre me ha gustado que una comunidad tan pequeña como la mía haya logrado posicionarse en la mente de todo el país (y del mundo) con un valor tan distintivo, elegante, tradicional y artesano. Porque cuando surge la discusión de los mejores vinos del mundo, comparando los franceses, italianos y demás caldos internacionales los riojanos no defendemos el español, defendemos el de nuestra tierra (sin querer menospreciar los de otras comunidades). Hemos logrado una denominación aclamada y respetada a nivel internacional y hemos construido la imagen de nuestra comunidad a su alrededor.


Es por ello que al escuchar una reciente noticia referido a una nueva iniciativa denominada "La Ruta del Calimocho" que se está realizando por primera vez en Logroño no he podido hacer otra cosa más que llevarme las manos a la cabeza. Personalmente, me parece una acción denigrante hacia nuestro producto, hacia su imagen de producto de calidad y excelencia y, sobretodo, un atropello a la imagen que se ha buscado dar a La Rioja desde hace años de "la tierra con nombre de vino"

Lo más bochornoso de la situación fue cuando leí las declaraciones de presidente de Hostelería de la FER, Francisco Martínez-Bergés: "Se busca potenciar esta bebida, pero sobretodo lograr que a la "Coca-Cola, uno de los productos que lleva, se una el vino de calidad, porque cuánto mejor sea el vino, mejor será el calimocho". ¿En serio? ¿Estamos locos o desequilibrados? Yo creo que el vino cuando mejor sea (y el nuestro es el mejor) más masacre y aberrante es juntarlo con ese refresco que no va a hacer otra cosa más que ocultar su sabor, composición y calidad. Por supuesto la empresa de refrescos está detrás de la propuesta (y con esto no quiero dejar en mal lugar a Coca-Cola, pues como la mayoría de la población soy un gran consumidor de esta marca), y entiendo que ellos estén interesados en unir su imagen a un producto tan bien considerado como el vino de denominación riojana. Lo que no me cabe en la cabeza es la falta de consideración por parte del Ayuntamiento de Logroño por preservar la reputación y el respeto por un producto que tanto bien hace a la comunidad, tanto económicamente, como en cuestión de turismo o publicidad.

Porque lo siento, pero yo quiero poder seguir diciendo que soy de la "tierra con nombre de vino" y no de la "tierra con nombre de calimocho".

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts