Optimus Alive 2014

2:08:00


Desgraciadamente esta crónica no viene de mi mano, ya que no me fue posible asistir a este festival, pero mi adorada Carmen Martín (@carmarub) fue mi enviada especial. He aquí su resumen de estos días donde la fiesta, la juventud, pero sobre todo la música han sido los protagonistas en la capital portuguesa. ¡Comienza, Carmen!

-Hola a todos! Entre estos días de sofocos y mosquitos era necesario hacerse una escapada para cambiar de aires y nada mejor que sumergirse en el mundo de los festivales y, mejor aún, en la encandiladora Lisboa. Efectivamente, metí en la mochila los básicos de este verano y me dirigí rumbo al Optimus Alive. Para los que no lo conozcáis, es un festival de música internacional que, desde los últimos años, ha ido adquiriendo bastante prestigio, obteniendo importantes premios y consiguiendo cabezas de cartel que aseguran grandes experiencias.

En cuanto a esta edición, se establecieron novedades, como la incorporación de un segundo camping y la modificación del nombre del propio festival (Nos Alive).
A partir del 10 de Julio, desde el punto de la mañana y bajo un sol inmisericorde, los campistas iban llegando y buscando su pequeño espacio vital. Para el mediodía, la gran mayoría ya estaba instalada, ya que era el día en el que más entradas se vendieron y todos querían llegar cuanto antes al recinto. 
Se notó la masificación de gente, en especial de los más jóvenes, con grupos como The lumineers, Imagine Dragons o Arctic Monkeys, preparados para ser vitoreados por jaurías de adolescentes. El palco principal (Nos Stage) no decepcionó, destacando al cantante de The Lumineers bajando a tocar con el público, una versión de Radioactive por parte de los Imagine Dragons electrizante, con una puesta de sol espectacular de fondo y unos Arctic impecables, de los que se echó de menos regalarnos algún que otro tema mítico.
El palco heineken no dejó indiferente a nadie, ofreciendo sorprendentes directos como el de Elbow o Temples, que se entregaron por completo a su público. Para los que se quedaron a la parte más electrónica, Jaime XX supo hacer que mereciera la pena aguantar hasta el final.
El día 11, personalmente, fue el día de los descubrimientos. Con The Black Keys iba sobre seguro ya que entienden como hacer vibrar a miles de personas (gracias por Bullet in the brain), sin embargo, hubo una pequeña decepción con MGMT, de los que se esperaba más psicodelia y menos pose. Tanto Sam Smith, cómo Caribou, Boys Noize y SBTRKT se salieron y mis gemelos al despertar sufrieron las consecuencias.
Para mi, dejaron lo mejor para el final. Bastille y Foster the People rindieron al público a sus pies (a pesar de los problemas con el sonido de los primeros) y Unknown Mortal Orchestra, Cass McCombs y The War on Drugs nos transportaron a otra dimensión. Por último The Libertines, últimos cabeza de cartel confirmados,nos dieron buenas guitarras y un gran espectáculo, agradezco que controlaran con los estupefacientes para poder disfrutar What Katie Did con esa calidad. Para cerrar un Chet Faker arrebatador (no tengo criterio, es amor) y Nicolas Jaar agotador, lo que provocó que llegaramos a las tiendas sin una gota más de sudor en el cuerpo y el corazón a mil.
Fueron tres días de multiculturalidad, buena música, comida basura, alcohol a raudales e intensidad en todo momento, así que solo me queda decir MOITO OBRIGADO LISBOA.


You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts